Tema 1: ¿Qué es una empresa social/comunitaria?

Una empresa social es un operador de la economía social cuyo principal objetivo es tener un impacto social más que obtener beneficios para sus propietarios o accionistas. Funciona proporcionando bienes y servicios para el mercado de forma empresarial e innovadora y utiliza sus beneficios principalmente para lograr objetivos sociales. Se gestiona de forma abierta y responsable y, en particular, implica a los empleados, los consumidores y las partes interesadas afectadas por sus actividades comerciales.  La definición de la Iniciativa Empresarial Social de la Comisión Europea incorpora tres dimensiones clave de una empresa social que se han desarrollado y perfeccionado durante la última década aproximadamente a través de un conjunto de literatura académica y política europea:

■ Una dimensión empresarial, es decir, el compromiso con una actividad económica continua, que distingue a las empresas sociales de las organizaciones tradicionales sin ánimo de lucro/entidades de la economía social que persiguen un objetivo social y generan alguna forma de autofinanciación, pero que no se dedican necesariamente a una actividad comercial regular.

■ Una dimensión social, es decir, un objetivo social primario y explícito, que distingue a las empresas sociales de las empresas convencionales (con ánimo de lucro).

Una dimensión de gobernanza, es decir, la existencia de mecanismos para “fijar” los objetivos sociales de la organización. La dimensión de la gobernanza, por tanto, distingue aún más a las empresas sociales de las empresas convencionales y de las organizaciones tradicionales sin ánimo de lucro/entidades de la economía social.

Figure 1. Three dimensions of social enterprises (Wilkinson 2015)

Los siguientes criterios básicos se establecieron a partir de las tres dimensiones de la ilustración anterior, y reflejan las condiciones mínimas que debe cumplir una organización para ser clasificada como empresa social según la definición de la UE:

■ La organización debe ejercer una actividad económica: esto significa que debe ejercer una actividad continua de producción y/o intercambio de bienes y/o servicios.

■ Debe perseguir un objetivo social explícito y primordial: un objetivo social es aquel que beneficia a la sociedad – para quien el objetivo social o societario del bien común es la razón de la actividad comercial, a menudo en forma de un alto nivel de innovación social.

■ Debe tener límites en la distribución de beneficios y/o activos: la finalidad de estos límites es priorizar el objetivo social sobre el ánimo de lucro – los beneficios se reinvierten principalmente para conseguir objetivos sociales.

■ Debe ser independiente, es decir, tener autonomía organizativa respecto al Estado y a otras organizaciones tradicionales con ánimo de lucro.

 ■ Debe tener una gobernanza inclusiva, es decir, que refleje la misión de la empresa mediante procesos de toma de decisiones participativos y/o democráticos y/o centrados en la justicia social.